Mostrando entradas con la etiqueta La hoja de coca. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La hoja de coca. Mostrar todas las entradas

domingo, 7 de julio de 2013

Cosas que aún no conoces sobre la hoja de coca

Jabón artesanal, de hoja de coca.

La hoja de coca, descubierta hace 3.000 años por los Incas, todavía es motivo de orgullo y controversia.

Maeva Gonzalez

Eduardo López Zavala, director de la película Inal Mama (ver BX Issue 6)  la entiende como un símbolo de Bolivia. Pero la coca es también parte de un mercado mundial que ha transformado el uso tradicional de la hoja de coca en una experiencia de droga estimulante, que atrae a un número cada vez mayor, sobre todo en el mundo de los jóvenes. Sin embargo hay más que cocaína en la hoja de coca: el consumo de té de coca es una práctica antigua y sencilla, y aunque hoy en día es la prensa la que la hace driga, de hecho, el mercado de la hoja de coca en Bolivia se está expandiendo a otros usos , principalmente en la farmacología y la cosmética.

A principios de 1900, los Estados Unidos, uno de los primeros usuarios en el mundo, decidió hacer de la lucha para erradicar la producción de coca. Esto fue seguido por una serie de conferencias internacionales que buscaban prohibir el cultivo de coca. En 1951, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica la coca entre los productos más altamente adictivos, y luego años más tarde, un convenio internacional sin duda prohibía su producción. Aunque Bolivia y Perú se beneficiaron de un descanso de 25 años la producción de coca ha hecho, la herencia dejada por esta situación es un prolífico Comercio Narcotráfico que cruza las fronteras bolivianas para complacer a una cada vez mayor clientela europea y americana, mientras que se dio una reducción de sus precios.

Evo Morales en el año 2006 anunció que iba a buscar una prueba científica que fundamentara las necesidades de la planta de coca legal para el bienestar económico del país, y desde entonces se han dado algunos pasos en el control del comercio ilegal. Ya en el 2009, la policía federal de Bolivia (liderada por Nacional de Planificación director general Wilgus Oble Espinoza de Bolivia) y Brasil decidieron liderar una lucha conjunta contra el crimen relacionado con el tráfico de drogas. Esta acción seguido al año por una reunión entre Evo Morales y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en París, donde se discutió la venta de helicópteros civiles y militares, respectivamente llamado Super Puma y Cougar, para ayudar a la lucha contra los traficantes de drogas. En la reunión se habló volúmenes entre la comunidad internacional y unos meses más tarde, las fuerzas antinarcóticos de Bolivia, conocida como la FELCN hicieron su mayor redada antidrogas durante años. La policía antinarcóticos desmanteló un establecimiento de procesamiento de cocaína en la provincia de Santa Cruz: una casa que estaba siendo utilizada como una fábrica de drogas.

La Psiquiatra Mabel Romero Maury, que ha trabajado con los médicos que tratan los drogadictos, informó de que el gobierno está realmente enfocado en la lucha contra el narcotráfico, pero eso se han hecho suficientes esfuerzos para educar a la gente en Bolivia para prevenir la dependencia. Sin embargo, el trabajo del Dr. Jorge Hurtado, especialista de coca y fundador del museo de coca en La Paz, creó una pasta de coca, que ha ayudado a algunos pacientes a recuperarse de la conducta adictiva extrema. Cuando el gobierno solicitó la ayuda de varios médicos y especialistas de coca para discutir el futuro de la hoja de coca, al parecer, dijo la Dra. Mabel Romero Maury, tenían una gran cantidad de información disponible. Por desgracia, había menos flexibilidad para aplicarlas en virtud de estas ideas en el país.

Aunque Bolivia tomó medidas eficaces contra el tráfico ilícito de cocaína y el aumento ADHER a la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), el gobierno está en conversaciones con los EE.UU. en la Ley 1008 (la prohibición de la producción de coca), y aún no está listo para matar a la "gallina de los huevos de oro", para citar una famosa fábula de Esopo.

Mientras tanto su potencial esencial y diverso la hoja de coca está empezando a hacerse evidente a través de sus usos en el mercado alternativo. Muchos están reviviendo usos originales de la coca boliviana: para la cocina, la medicina popular (la coca no adulterada es bien conocido por ser un estimulante suave que contrarrestan los efectos del mal de altura) y las antenas religiosa andina.

La hoja de coca es una parte importante de los diversos aspectos de la sociedad boliviana: social, político, químico, legal y penal, entre otros. Dr. Jorge Hurtado explicó que la coca tiene propiedades similares a los anestésicos, y es a menudo criticado por razones equivocadas. Según él, la hoja de coca ha sido clasificada como peligrosa e insalubre, no hay médicos o estudios médicos que respalden esta afirmación. Uno de los ejemplos más notables que dio durante nuestra reunión fue que hace cuarenta años, cuando el gobierno trató de detener el consumo de coca, parecía que el trabajo en las minas estaba disminuyendo. La explicación es que los mineros de coca tienen que trabajar, ya que ayuda al cuerpo y la mente a estar alerta. Negarse a su costumbre de mascar coca significaba que no tenían la energía para el trabajo duro. Por lo tanto la producción de las minas se abandono. La reintroducción de la hoja de coca en el trabajo diario de los mineros mantuvo la producción a un nivel alto sin que la hoja de coca creara mineros adictos.

De hecho, "la hoja de coca tiene más vitaminas que la quinua, por ejemplo, y alrededor de un 25% más de calcio que la leche", agregó Hurtado. La hoja es un complemento alimenticio común como son las vitaminas píldoras en Europa. - No hay pruebas de que masticar hoja de coca provoque que Bolivia tenga más alcohólicos que los adictos a la cocaína - una comparación entre la hoja relativa y la droga podría ser la relación de la uva al vino. La hoja de coca puede contener el ingrediente esencial para la producción de cocaína, pero no llegar a ser perjudicial hasta que se transforma.

En 1949 se descubrió la procaína, una sustancia similar a la cocaína, se encontró que los químicos tienen un efecto similar a la "Fuente de la Juventud". Después de procaína administración al paciente, especialmente los más viejos, los investigadores notaron la mejora en los músculos y el movimiento. Ana Aslan desempeñó un papel en el descubrimiento inicial de la propiedad anti-envejecimiento de la procaína. Coca se utiliza de diferentes maneras para mejorar las capacidades físicas de las personas. A diferencia de la morfina que no causa ningún tipo de adicción.

Por supuesto, la hoja de coca también funciona como analgésico. En Europa se ha implemntado la costumbre de tomar café después de comer, que de hecho es lo peor que podemos hacer para nuestra digestión. El Café abre un denominado "esfínter" en el estómago, que regula el paso entre la parte superior y la parte inferior del sistema digestivo. En cambio la hoja de Coca, por otro lado, es beneficiosa para el proceso de digestión. "Podría darte más y más usos de la hoja de coca, pero esto es sin fin y todavía muy controversial, aunque estudios nos proveen bien", finalizó el Dr. Hurtado.

En cosmética, diversas marcas han coca Introducido en champús, lociones corporales o acondicionadores para el cabello. Los turistas probablemente aún no comprobado en el aeropuerto si tratan de llevar una casa. Esto le sucedió a Bryce, 22 años, un trabajador de una ONG en La Paz: "Mi amigo olvidó que tenía champú de coca en su bolso y mientras caminaba a través de los perros de seguridad empezó a ponerse nervioso. Afortunadamente que no se metio en problemas, pero yo no recomendaría la experiencia. "Coca Aparece también en algunas pastas de dientes, ya que impide que algunas enfermedades de las encías.

A medida que mi investigación a través de la historia de la coca llega a su fin, siento que he descubierto que esa es la hoja de coca es mucho más que una tradición aquí en Bolivia. Se trata de un mercado en crecimiento vinculado a diversos aspectos de la economía boliviana: la gente, los laboratorios, los cosméticos, la medicina y más. A pesar de la represión en las partes ilegales de este sector en el pasado, la industria de la coca en Bolivia todavía está muy vivo y dada unos años, listo para ampliar.

sábado, 30 de junio de 2012

La hoja de coca: mitos, racismo cultural y la libertad personal.

Hoja de coca: mitos, racismo y su aporte medicinal-nutriciona.
Publicado Originalmente: Miércoles 16 de febrero del 2011
Por: diariolaprimeraperu.com  Translated by Google


Coca y racismo en el Perú

La hoja de coca (Erythroxylum coca; Erythroxylum novogranatense) fue la planta sagrada de los Incas y su consumo entre los pueblos andino-amazónicos de hoy en el Perú sigue siendo de vital importancia y significación como factor económico, ritual, medicinal, social y cultural.

(Foto Derecha) La milenaria planta utilizada por los incas, a pesar de sus propiedades curativas fue calificada de droga por la Convención de Viena (1961) y desde entonces empezó una campaña mundial de satanización con el fin de erradicarla, sin embargo en los últimos años a iniciativa del gobierno de Bolivia se busca despenalizar la hoja de coca. A dicha iniciativa se suman cada vez más países.

Al respecto, el Dr. Fernando Cabieses Molina, destacado médico neurólogo recientemente fallecido, en su libro “La coca ¿dilema trágico?” (Lima, 1992), escribe: “El profundo significado místico, religioso, mitológico y arraigadamente cultural de la coca, no es reemplazable por ningún otro elemento en el mundo andino. La abolición de la coca resultaría así en un cruel acto de etnocidio, de asesinato cultural y de violación flagrante de los derechos humanos”.

A la opinión de Cabieses se suma la del experto y defensor de la coca Baldomero Cáceres, quien, en su texto “Mamacoca”, advierte que el picchado, chacchado o coqueo andino-amazónico ha sido considerado por otros autores mayormente sin base científica como una forma de “intoxicación crónica” y cuyas consecuencias son, según esos autores, débil rendimiento mental y pobreza social y cultural.

Precisamente los trabajos de los psiquiatras Hermilio Valdizán, 1913 y Gutiérrez Noriega 1944-1946, sirvieron como fundamento a la condena y penalización de la hoja de coca en la Convención Única de Viena de 1961 que califica a la hoja de coca de estupefaciente y al picchado o chacchado, de toxicomanía.

La condena de la hoja de coca por la Convención Única de Viena de 1961 no ha hecho sino agregar más elementos prejuiciosos a los enemigos de la coca del pasado y del presente quienes, bajo la capciosa aseveración anticientífica de que el consumo tradicional de la hoja genera efectos negativos a la salud de los consumidores, arrojan una perversa insinuación racista sobre los pueblos andino-amazónicos.

La confusión entre coca y cocaína y la “guerra mundial contra las Drogas” desatada desde los centros de poder político y económico mundiales, especialmente desde Estados Unidos, han radicalizado las posiciones racistas contra los picchadores o chacchadores de la hoja de coca.

Porque tanto la Convención de Viena de 1961 como las estrategias de la política antidrogas se plantean como objetivo la erradicación de dicha planta, por ser la materia prima del clorhidrato de cocaína, una de las Drogas en uso en las sociedades globales y postmodernas del siglo XXI.

Valores nutricionales
Además de su importancia sociocultural, económica, religiosa, mítica y mitológica, la hoja de coca posee valores medicinales y curativos. Así se le asignan propiedades medicinales para tratar los trastornos digestivos, para eliminar el mal de altura, aliviar la ronquera y el dolor de muelas, combatir los dolores reumáticos, entre otros usos sancionados y legitimados por la práctica cotidiana de la medicina popular.

Pero la coca no sólo tiene los valores que hemos citado. Uno de los estudios más citados con relación a las propiedades nutricionales de la hoja de coca es el realizado por la Universidad de Harvard en 1975 y titulada “Valor nutricional de la hoja de coca”. En ese estudio, se afirma que la masticación diaria de 100 gramos de hoja de cocasatisface la ración alimenticia diaria de un hombre o mujer. Cien gramos de hoja de coca, de acuerdo al mismo estudio, contienen casi dos gramos de potasio que son vitales para el equilibrio del corazón.

Los pobres pagan más
El estudio más amplio y riguroso efectuado en años recientes sobre la hoja de coca -ocho mil personas fueron encuestadas- lo realizó el 2004 el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en ese entonces presidido por Farid Matuk.

Las conclusiones del estudio, por alguna razón fueron muy poco difundidas, tal vez porque en esos días había una campaña oficial que afirmaba que por cada 10 hojas de coca producidas en el país, nueve eran desviadas alnarcotráfico. Además, se decía y sigue diciendo que los consumidores de la hoja de coca legal se contaban con los dedos de la mano, y se afirmaba y continúa así que el narcotráfico paga los precios más altos por la hoja de coca y, por lo tanto, ningún cultivo legal puede competir con los precios que paga la economía ilícita.

El estudio en mención demostró que esas y otras afirmaciones eran meras suposiciones y especulaciones sin base investigatoria. Así, la encuesta del INEI establecía que la producción de coca en el año 2004 totalizaba 52,700 toneladas métricas.

De ese total, 43,700 toneladas se canalizaban a la actividad ilícita del narcotráfico, mientras que 9, 000 toneladas métricas se destinaban al consumo legal. Este importante volumen derivado al consumo legal demostraba que no era cierto que de cada diez hojas de coca producidas en el Perú, 9 se desviaban al narcotráfico.

La encuesta indicó que un total de 4 millones de peruanos consumen coca en forma legal y tradicional. Esos 4 millones de peruanos hacen el 15% de la población.

Además, contrariando la creencia, alimentada de racismo y prejuicio, de que sólo los andinos picchan coca, el estudio revela que en efecto el 72% de los consumidores de hoja de coca están en la Sierra, con un 43% en la Sierra Sur, 20% en la Sierra Central y 8% en la Sierra Norte, pero hay un 20% de consumidores en la Costa, en las áreas urbanas y modernas del país y un 8% en la Amazonía.

Ante una pregunta de los encuestadores del INEI de cómo perciben el consumo de coca legal, el 30% de los interrogados afirmó que su percepción es positiva.

En los mismos días en que el INEI realizó su encuesta, se dieron a conocer trabajos de campo sobre los precios de la hoja de coca en el mercado rural y en particular entre los campesinos picchadores. De acuerdo a estas indagaciones de campo, no es el narcotráfico el que paga los precios más altos sobre la hoja de coca, sino los campesinos más pobres andino-amazónicos.

Por ejemplo, los comuneros del valle de Vilcashuamán, en Ayacucho, pagan habitualmente S/. 1 por una bolsita dehoja de coca que pesa 1 onza. Es decir, como la onza tiene 30.5 gramos, el campesino más pobre de las regiones andino-amazónicas estaba pagando en el año 2004 la friolera de S/.35 por el kilo.

Por el contrario, el mercado ilegal o negro, paga un promedio de US$ 2 el kilo de hoja de cambio, es decir, entre 6 a S/.7 de acuerdo a tipo de cambio

En el 2004, cuando INEI hizo el estudio, la Empresa Nacional de la Coca (ENACO) vendía a los comerciantes intermediarios a los precios siguientes: arroba de coca de primera a S/. 140 o sea, S/. 12.72 soles el kilogramo; la arroba de segunda, a S/. 130, es decir, a S/. 11.80 el kilogramo y la arroba de tercera calidad la comercializaba a S/. 120, lo que equivale a S/. 10.90 el kilogramo.

En ese año, ENACO pagaba por la coca de primera a S/. 60.00 la arroba, obteniendo jugosas utilidades a costo de los campesinos pobres andino-amazónicos.

Como si todo esto no fuera suficiente para la pobreza rural, la coca consumida por los campesinos no eran hojas enteras, limpias y bonitas, sino casi siempre hojas sucias y rotas.

Por Róger Rumrrill